@ Una Noche En La Movida (Madrid, España, Mayo 2017)

El 15 de Mayo se celebró un día más la fiesta de San Isidro y en una noche diferente se recordó La Movida Madrileña que se vivió en los 80s. Ése era el propósito del festival “Una Noche en la Movida” que tuvo lugar en el Wizink Center y por el que pasaron grandes referentes de la música que se escuchaba en aquella época. Una oportunidad única para revivir esos viejos tiempos que tantos añoran y tanta nostalgia traen.

Los míticos pinchadiscos de la Sala Rock-Ola, Pepo y Magín, fueron los encargados de arrancar la tarde haciendo bailar al personal con clásicos de Madness, The Clash, Las Chinas… calentando el ambiente para recibir a la primera banda en subirse al escenario. ¿Quién podría hacer de anfitrión para una día como éste? Pues no podría ser otro que Jesús Ordovás, quien mejor conoce la música que sonaba ya que con su programa de Radio 3 mantenía actualizada a la gente con las últimas novedades de pop/rock.

Los Pistones: Uno de los referentes de la movida madrileña, comandados por Ricardo Chirinos y Juan Luis Ambite. Después de más de 20 años de silencio, se encuentran en muy buen estado e hicieron gozar al público con su repertorio de himnos: “Metadona”, “El Pistolero” o “Siete Menos Cuarto”, por citar algunos.

Costas: La banda del fundador de Siniestro Total, Aerolíneas Federales o Los Feliz, fue la última en incorporarse al cartel y por ello sufrió que tuviese menos tiempo para actuar. Salieron directos al grano y sabiendo cómo meterse a la gente en el bolsillo con temas como “Bailaré Sobre Tu Tumba”, “Diga Que Le Debo” o “Miña Terra Galega”. Caña y rapidez al más puro estilo ramoniano, hilando una canción con otra, hicieron a todos entregarse desde el primer momento.

Immaculate Fools: Con un aforo medio lleno, la vuelta de Kevin Weatherill con nueva banda y la compañía de Linda Lamb a las voces, salió al escenario con guitarra acústica en mano y bombín para deleitarnos con sus canciones folk pop, aunque también hubo hueco para cortes eléctricos. La banda británica, aunque ahora en sus filas casi todos los miembros son españoles, tuvo gran repercusión y siempre fueron muy populares por estos lares, hicieron un repertorio basado en sus éxitos.

Nacha Pop: Nacho García Vega, único miembro fundador que queda de la banda y quien defiende a capa y espada su repertorio, venía para presentar su último disco “Efecto Inmediato” producido por Tony Carmona y primera grabación en 30 años. Por supuesto no faltaron sus mejores temas como “Lucha de Gigantes” o “Una Décima de Segundo”. Bien acompañado y con gran presencia del saxo que hizo mucho más dinámico y enérgico su directo. Por supuesto, hizo un comentario sobre la importante falta de su primo Antonio Vega, se cumplían 8 años de su muerte, e interpretó su archiconocida “La Chica De Ayer” con todo el mundo coreándola de principio a fin.

The Stranglers: Con un Wizink Center muy animado y un gran telón extendido sobre el escenario con el nombre de estos precursores del punk británico, The Stranglers volvían a la ciudad con la misma formación de su última actuación y con su sonido tan característico, gracias sobre todo a ese teclado. Sin dejarse ninguno de sus clásicos fueron cayendo uno detrás de otro “Peaches”, “Golden Brown”, “Always The Sun”, “No More Heroes”, etc. Gran directo y muy buen sonido.

Echo & The Bunnymen: La oscuridad y el humo nos adelantaba que Ian McCulloch estaba a punto de salir a la palestra. Focos rojos y azules fueron los que dominaban la escenografía sobre una siniestra silueta con chaqueta negra y gafas de sol. Sonaron “Lips Like Sugar”, “All My Colors” y, por supuesto, “Killing Moon” con un sonido preciso acompañando la voz de Ian durante toda su actuación.

Agradecidos por poder ver y oír a aquellas grandes bandas que reinaban esos años en las radios y las mejores salas de todo el mundo, dimos por terminada esta jornada remember. Una de las únicas pegas que se podrían poner fue el poco tiempo que disfrutó cada banda encima del escenario pero que, a su vez, hizo que funcionara a la perfección el montaje y desmontaje, así como el cumplimiento de los horarios. Esto es algo de agradecer cuando hay un cartel con varias grupos.

¡Esperamos que la cita tenga continuidad y podamos disfrutar de más clásicos en directo el año que viene!